lunes, 29 de noviembre de 2010

Un almuerzo digno de un rey


Félix Lope de Vega y Carpio 

REY: ¿Qué almorzáis?
JUAN: Es niñería;
dos torreznillos asados,
y aún en medio algún pichón,
y tal vez viene un capón
si hay hijos ya levantados;
trato de mi granjería
hasta las once; después
comemos juntos los tres.
REY: (Conozco la envidia mía.) Aparte
JUAN: Aquí sale algún pavillo
que se crió de migajas
de la mesa, entre las pajas
de ese corral, como un grillo.
REY: A la Fortuna los pone
quien de esa manera vive.
JUAN: Tras aquesto se apercibe
--el rey, señor, me perdone--
una olla, que no puede
comella con más sazón;
que en esto, nuestro rincón
a su gran palacio excede.
REY: ¿Qué tiene?
JUAN: Vaca y carnero
y una gallina.
REY: ¿Y no más?
JUAN: De un pernil--porque jamás
dejan de sacar primero
esto--verdura y chorizo,
lo sazonado os alabo.
En fin, de comer acabo
de alguna caja que hizo
mi hija, y conforme al tiempo,
fruta, buen queso y olivas.
No hay ceremonias altivas
truhanes ni pasatiempo,
sin algún niño que alegra
con sus gracias naturales;
que las que hay en hombres tales
son como gracias de suegra.

LOPE DE VEGA Y CARPIO, Félix: El villano en su rincón. Acto II

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AGRANDA EL TEXT