domingo, 14 de noviembre de 2010

Los merenderos de Madrid, según Emilia Pardo Bazán


Un merendero en el Madrid de 1934 (autor desconocido)

Convencidos ya de que no existía fonda ni sombra de ella, o de que nosotros no acertábamos a descubrirla, miramos a nuestro alrededor, eligiendo el merendero menos indecente y de menor trapío. Casi en lo alto del cerro campeaba uno bastante grande y aseado; no ostentaba ningún rótulo extravagante, como los que se leían en otros merenderos próximos; verbigracia:"Refrescos de los que usava el Santo" "La mar en vevidas y comidas". "La Brillantez: callos y caracoles."
(...)
Tomamos posesión de la mesa del fondo, sentándonos en un banco de madera que tenía por respaldo la pared de lona del barracón. La muchacha, con su perrera pegada a la frente por grandes churretazos de goma y su puñal de níquel en el moño, acudió solícita a ver qué mandábamos; olfateaba parroquianos gordos y acaso adivinaba o presentía otra cosa, pues nos dirigió unas sonrisitas de inteligencia que me pusieron colorada.
(...)
Nos dirigió la consabida pregunta:
-¿Qué van a tomar?
- ¿Qué nos puede usted dar? - contestó Pacheco-. Diga usted lo que hay, resalada..., y la señora irá escogiendo.
- Como haber..., hay de todo. ¿Quieren almorzar formalmente?
- Con toa fórmula.
- Pues de primer plato...,una tortillita..., o huevos revueltos.
- Vaya por los huevos revueltos. ¿Y hay magras?
- ¿Unas magritas de jamón? Sí.
- ¿Y chuletas?
- De ternera, muy ricas.
- ¿Pescado?
- Pescado, no...Si quieren latas...tenemos escabeche de besugo, sardinas...
- ¿Ostras no?
- Como ostras..., no señora. Aquí pocas cosas finas se pueden despachar. Lo general que piden..., callos y caracoles, valdepeñas, chuletas...
- Usted resolverá- indiqué volviéndome a Pacheco.
- ¿He de ser yo? Pues tráigame de too eso que hemos dicho, niña bonita...:huevos, magras, ternera, lata de sardinas... ¡Ay! , y lo primero de too se va usted a traer por los aires una boteya e mansaniya y unas cañitas y aseitunas.
- Y después..., ¿qué es lo que les he de servir? ¿Las chuletas antes de nada?
- No misté, azucena: nos sirve usted los huevos; luego, al jamón, las sardinas, las chuletitas...De postre, si hay algún queso...
- ¡Ya lo creo que sí! De Flandes y de Villalón...Y pasas, y almendras, y rosquillas, y avellanas tostás...
- Pues vamos a amorsá mejor que el nuncio.
Emilia Pardo Bazán (1889) : Insolación.


Actividad de aula: 4º de ESO / Bachillerato


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AGRANDA EL TEXT