martes, 17 de julio de 2012

Tirabeques

Encantadísimo (2012): Mercat de Vic
En las primeras novelas de Benito Pérez Galdós apenas aparecen referencias gastronómicas. Al contrario que su maestro Balzac, el español tardó en fijarse en las costumbres alimentarias de sus personajes. Solo en las últimas obras menudean las referencias al vino o a la comida. Por ejemplo, en La estafeta romántica, volumen epistolar insertado en la tercera serie de sus Episodios nacionales, dedicó un par de cuartillas a las recomendaciones que da Demetria -ilustre mayorazga de Laguardia- a su amiga Pilar para el correcto cultivo de unos tirabeques que le envía para mejorar su hacienda y su mesa. Estamos en plena Primera Guerra Carlista. Pero Pilar le pide dicho manjar, a través del común amigo Fernando Calpena, porque "desea de los grandes torcidos a lo cuerno de carnero, jugosos y mantecosos, como los que le mandaron de regalo las de Álava, allá en la ominosa década, si no recuerdo mal". Galdós, en un alarde literario, permite a sus creaciones darse un descanso a partir de estos guisantes tiernos, que se comen con su vaina, tan deliciosos cuando frescos y provenientes de un buen y mimado cultivo como considera nuestro mayor novelista decimonónico. (...)

FERRAND, Martín (16/07/2012): Tirabeques. XL Semanal, "El almirez", página 71.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AGRANDA EL TEXT