jueves, 20 de enero de 2011

Tengo, mi Niño

Nicolás Poussin (1648): La Sagrada Familia en la escalinata. The Cleveland Museum of Art

Tengo, mi Niño,
en mi cabaña
un calderillo
de migas canas
que sin recelo
puedes probarlas;
y si te gustan,
dueño del alma,
come bien de ellas,
que en nieve tanta
es mucho frío
que aquí se pasa;
y dormirán a gusto
en esas pajas
mientras que yo te canto
alguna gracia.

Duérmete, Niño mío,
en este albergue,
mientras que los pastores
vienen a verte
con alegría,
haciendo los rabeles
grande armonía.

Ya vienen los pastores
y las zagalas
a verte, Niño hermoso,
cómo descansas;
y los rebaños
dejan suma belleza
a tu cuidado.

Si el frío despierta
dueño adorado,
toma esas zamarritas
de mi ganado;
abrígate bien,
que te verás desnudo
en Jerusalén.
Edición de Carme Riera: El gran libro de las nanas, Barcelona, 2009, 106-107. Sección extraída de Villancicos y representaciones populares de Castilla, selección de N. Alonso Cortés (1982).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AGRANDA EL TEXT